El granito Arizona de India, no es casualidad

Esta semana os traemos otro de nuestros últimos trabajos, una cocina para una amante del arte y de la piedra natural, apasionada por la escultura y los materiales nobles, con la misma luz interior, como colores cuelgan de las paredes de su preciosa casa en el centro de Madrid. Así es Pilar, una mujer detallista que ha moldeado la ingravidez y pintado inquietudes.

 

Si algo teníamos claro desde el principio en esta cocina era el concepto que Pilar quería:

  • Una piedra con veta intensa en tonos dorados para las encimeras y suelo
  • Muebles altos vitrina en cristal transparente para intensificar la iluminación
  • Cristal al ácido para muebles columnas, de manera que  toda el almacenaje quedase tras el cristal translúcido, intuyendo pero no transparentando el interior.

Así surgió esta característica cocina difícil de imitar ya que nunca habrá dos piedras naturales iguales.

 

Como siempre vengo haciendo en cada post, comento los aspectos más importantes que hacen diferentes nuestros proyectos y aprovecho para explicar los puntos fuertes, muy importantes y a tener en cuenta si lo que estás buscando es una cocina única.

Concretamente en esta cocina, que veáis unas vetas preciosas e intensas del ‘granito Arizona’ de Levantina no es casualidad. Pilar, nos acompañó a mi madre y mi a elegir las tablas con la veta que más nos llamó la atención. Cada tabla de granito que elegimos tenía una posición en la cocina:

  • Las zonas con las vetas más intensas se destinaron para al fregadero, y para los laterales que cuando se apoyan en el suelo parecen fundirse en una sola pieza.
  • Las zonas de las tablas de granito con las vetas menos intensas se colocaron en la península (donde se situó la zona de cocción), la mesa de office y el forro de pared hasta llegar a las vitrinas.

Así, cuando vemos la cocina en su conjunto, este granito internacional procedente de India, potencia el mobiliario clásico y favorece positivamente la iluminación indirecta.

 

El mobiliario elegido fue una puerta lacada en blanco roto con raspado en la zona plafonada, es lo que hace que apreciéis un tono tostado en los marcos de las puertas, cajones y gavetas. Además el tirador de asa clásico de latón con detalle porcelánico en el mismo tono de la puerta, dio el toque perfecto a la cocina.

La idea de que todos los muebles altos fueran vitrinas de cristal transparente nos llevó a independizar la zona de cocción en una península a parte, que se completó con una campana decorativa de isla en acero inoxidable.

 

La iluminación en  esta cocina es otro de los puntos fuertes como vengo matizando. El hecho de tener luz en el interior de las vitrinas y que las baldas sean de cristal dejando pasar la luz en la totalidad del mueble, es lo característico. Es una elección perfecta para aquellos que quieren ir un paso más allá de una simple iluminación indirecta, y desestiman la luz de techo usual como los downlights como fuente principal.

Se genera una atmósfera íntima, a la vez que se complementa con la luz bajo mueble permitiéndonos trabajar sin ningún problema. Es por ello que la luz de techo se limita a unos focos dirigibles muy puntuales en cristal.

 

El toque final con las sillas pintadas a mano por la propia pilar, irrumpen en el espacio con la chispa de color perfecta en la zona de office.

-Bienvenida y Namaste-

Fotografía: Silvia Paredes

 

Nadia Ramos

Nadia Ramos

Soy Nadia, arquitecta madrileña y diseñadora de mobiliario, especializada en cocinas a medida. En este blog comparto arquitectura e interiorismo, productos con marcas con las que trabajo y algunas aficciones como cocinar. ¡Bienvenid@!

Leave a Reply